Para cualquier consulta: (+34) 923 26 43 24 y 676 78 32 39

Las flores y la muerte: el significado en los funerales

Coronas funerarias

Las flores suponen una de las mejores formas de mostrar respeto, duelo y condolencias a la hora de honrar a un ser querido que acaba de fallecer, así como cariño hacia la familia.
Utilizar flores en un sepelio data de miles de años antes de Cristo. De hecho, recientes descubrimientos en tumbas en Israel guardaban restos de salvia, menta y otras flores, a modo de cama de un difundo cuya muerte se databa en el año 11.000 a.C.

A este uso a modo de ajuar funerario se le fue aplicando otras utilidades como el sentido práctico de su perfume, en épocas en las que la conservación de los cadáveres no era la óptima y, de esta forma, se podía evitar malos olores. En aquellos tiempos las técnicas de embalsamamiento no existían o eran rudimentarias, por lo que se necesitaba perfumar estancias donde se llevaban a cabo los duelos, en la mayoría de los casos durante días.

Ya en nuestros días suponen una muestra de afecto y respeto. Las flores suponen un perfecto símbolo de vida efímera y por ello constituyen un elemento ornamental en los funerales.
En este sentido, es habitual optar por coronas o centros para agradecer al difunto o a su familia el cariño recibido.

Y, en este contexto, en Floristerías Bedunia confeccionamos diferentes tipos y con distintos tamaños, teniendo como norma básica para todos ellos la calidad y la uniformidad en la composición.
Los tipos de flores y sus colores también incluyen un valor metafórico a tener en cuenta. Así, las rosas son las flores más utilizadas en coronas, tanto rojas como blancas, para expresar un cariño y un amor sincero.

Los crisantemos están más asociados al Día de Todos los Santos, como muestra de respeto. Se trata de una flor asociada en Japón a la longevidad y a la eternidad. Las calas también son clásicas para mostrar condolencias, con una potente carga de reconocimiento hacia el difunto.

“Los días del hombre no son sino hierba: crecen como las flores del campo; cuando el viento pasa sobre ellas, desaparecen…”, reza el Salmo 103, reflejando que la unión de las flores con el hombre viene de lejos.

Y quizás por ello también se ha afianzado la idea de depositar flores en las tumbas de nuestros seres queridos, en especial el Día de Todos los Santos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR